Reacción acrosomal espontánea

Determinación del efecto de la temperatura en la reacción acrosomal espontánea en muestras seminales previas a procedimientos de reproducción asistida

Paloma Neri Vidaurri | Víctor Torres Flores | Alberto Vielma Valdez | Ranferi Gaona Arreola
Revista Mexicana de Medicina de la Reproducción

DISCUSIÓN

La movilidad espermática en muestras capacitadas es significativamente dependiente de la temperatura de incubación. Con el sistema CASA se encontró que los espermatozoides incubados cuatro horas a 20°C fueron incapaces de tener hiperactivación y mostraron diferentes parámetros de movilidad cuando se compararon con espermatozoides capacitados a 37°C; sin embargo, hay que recordar que la capacitación espermática es un proceso reversible que se realiza durante un periodo largo (una a cuatro horas), en donde las muestras pueden ser lavadas con medio de cultivo nuevo o simplemente incrementar la temperatura de incubación para aumentar la movilidad nuevamente. Por el contrario, la reacción acrosomal es un proceso irreversible y rápido (segundos), en el que el espermatozoide puede perder totalmente su movilidad y viabilidad.
De lo anterior surge la inquietud de hacer este estudio, porque hay veces que por cuestiones ajenas, en procedimientos de reproducción asistida (por ejemplo, inseminación intrauterina), ésta se retrasa y se realiza incluso cinco horas después de la capacitación, lo que hace cuestionarnos si la incubación de la muestra seminal a 37°C aumenta o no la tasa de reacción acrosomal espontánea reduciendo con ello la posibilidad de la unión óvulo-espermatozoide.

En la bibliografía existen muy pocos estudios que describen el efecto de la temperatura en la reacción acrosomal espontánea medida desde el punto de vista de la modulación de las concentraciones de calcio intracelular.
Los resultados comunicados en este estudio muestran que no existe diferencia significativa en la tasa de reacción acrosomal espontánea entre muestras seminales capacitadas mantenidas a temperatura ambiente y muestras capacitadas incubadas a 37°C, aun después de cuatro horas poscapacitación. Sin embargo, hay una ligera tendencia a ser mayor en muestras incubadas a 37°C, porque después de la adición de progesterona, el influjo de calcio es menor; es decir, hubo una población de espermatozoides que llevaron a cabo la reacción acrosomal espontánea y los restantes la realizaron después de la inducción con esta hormona.

Lo anterior se ejemplifica muy bien en el efecto en el pH intracelular, porque los espermatozoides capacitados incubados a 37°C registraron mayor alcalinización –dada por la liberación de calcio intracelular por la reacción acrosomal espontánea– que los espermatozoides mantenidos a temperatura ambiente.
Tocanne y colaboradores en 1989 mencionaron que se requiere la temperatura de incubación adecuada para la expresión de la capacidad de fertilización de los espermatozoides humanos in vitro; sin embargo, al estudiar de manera indirecta la reacción acrosomal espontánea por inducción de progesterona, demostramos que a 25°C hay un influjo de calcio similar al que se observa cuando se capacitan los espermatozoides a 36°C. Lo anterior nos lleva a discutir que si bien la temperatura es importante para la capacitación espermática, no lo es para la reacción acrosomal, de manera que los espermatozoides mantenidos a 25°C tendrán la misma probabilidad de realizar una reacción acrosomal que los incubados a 37°C. Sin embargo, Green demostró en 1999 una diferencia significativa de reacción acrosomal espontánea entre espermatozoides hiperactivados y espermatozoides no hiperactivados sugiriendo que los espermatozoides hiperactivados son más propensos a realizar reacción acrosomal espontánea que los no hiperactivados. De acuerdo con nuestros resultados, si tenemos en cuenta que los espermatozoides incubados a 37°C tienen mayor movilidad que los mantenidos a 25°C, los hallazgos fueron similares, pero nosotros no encontramos diferencia significativa.
Los hallazgos de este estudio también son similares a los reportados por Marín-Briggiler y su grupo, quienes reportaron que a 20°C los espermatozoides tenían bajos porcentajes de reacción acrosomal espontánea. De manera que las muestras podrían ser transportadas y mantenidas a esta temperatura en inseminaciones retrasadas, así como en reinseminaciones. Asimismo, sugieren que esta incubación a 20°C también puede beneficiar a los pacientes con factores capacitantes rápidos, cuyos espermatozoides se distinguen por capacitarse rápidamente.
Harper, al estudiar el proceso de exocitosis in vivo, propuso que la reacción acrosomal espontánea se asocia con muerte celular o es un mecanismo selectivo en los espermatozoides humanos para quitar los de mala calidad.
Por tanto, en los humanos, el proceso de fertilización es exclusivo de los espermatozoides que alcanzan el ovocito con su acrosoma intacto para realizar la reacción acrosomal en la superficie de la zona pelúcida.

Artículo Completo